Para no perderme simplemente  Séneca: el camino hacia la virtud por Rafael Narbona