EL JUEGO DEL ÁNGEL

Nuevamente la librería, pero esta vez con fechas anteriores. Los Sempere, aunque no lo parezcan, serán los protagonistas. Pero se cuela David Martín. La literatura es su vocación desde pequeñito. Una vez muerta su madre tiene que vérselas con su padre que no admite la pérdida de tiempo y gastarse los cuartos en la luz que le permite leer. Para recuperar “Grandes Esperanzas” se ve dirigiéndose al Cementerio de los libros olvidados. Una vez muerto su padre aparece su mecenas. Trabajará en un periódico. Descubre un buen jefe y la miseria de los amigos que con su envidia le harán la vida imposible. Escribe para editores que no quieren que figure su nombre y así explotar de forma consciente el talento que atesora. Aparece el amor de la mano del cochero de su mecenas. Alguien que también ama los libros y su buena literatura. Pero una vez más su tragedia, la de siempre, la del pobre privilegiado. Tiene que malvenderse. Surge el misterio. Asesinatos, el policía, quizás asuntos paranormales o espiritismo. O simplemente quien se oculta para lograr sus objetivos y hallan instrumentos que continúen lo que ellos ya han empezado. Es curioso como la enfermedad incita a la muerte y la lleva pisando los talones. La locura también nos puede servir como herramienta literaria o recurso para que los personajes sigan su propia historia. Es curioso como el autor, para que nos perdamos utiliza el recuro del interrogatorio policial para en un momento determinado hacernos un resumen de toda la historia. Sí ya quedaba poco del libro.

EL PALACIO DE LA MEDIANOCHE

Aparece el juego fantástico en Calcuta. La historia nos traslada a los cuentos con temas de fantasía. Introduce el misterio, el partido de malos y buenos. Las verdades y las mentiras. Las muertes, la amistad, las sociedades secretas. El valor de la familia. También nos deja algunas frases de filosofía o de comportamientos que los personajes van citando. Las miserias y el desarrollo pueden ir de la mano. La justicia de los poderosos. El amor sale peor parado por aquello del enredo. Hay referencias a diferentes mitologías, desde la fenicia al Ave Fénix. Vienen muy bien en determinadas circunstancias para descifrar claves de acceso. Pero me voy a quedar con los ocho personajes que al cumplir los dieciséis se van a encontrar con la terrible decisión de salir de su zona de confort. Cada uno tiene sus anhelos con su propias Historia. Lo fundamental es que se llevan bien, han vivido juntos excepto la última incorporación. Saben bien cuáles son virtudes y sus cadencias. Han formado un buen grupo. Se ve durante el relato como se distribuyen sus tareas en función de sus características. También tienen claro quién su líder. No olvidan de ninguna manera, tampoco, a todos aquellos que han hecho de su vida más llevadera y les han ayudado en su formación. Incluso han perdido su vida por ellos, por aquello de guardar sus secretos, dignidad y confianza. También aparecen los guiños a los libros y a los bibliotecarios, o los guardianes de la información en periódicos o archivos jurídicos. Cuando va finalizar el libro, la sorpresa. Después de varias piruetas no es lo esperado, ¿o sí?