LORENZO SILVA:

Hay deudas que se tienen pendientes en esto de la lectura. A este prestigioso autor le venía leyendo en las cartas de los lectores del Semanal del grupo Vocento. Y me decía, tengo que enviar algo. Pero como voy a mandar algo con lo bien que lo hacen los seguidores y él mismo en su selección semanal. Después, mi tributo se fue agrandando con su prólogo al amigo César Pérez Gellida (con el cual, reconozco, soy poco objetivo y bastante adicto) en Consummatum est

Pues, nada. Amigos ahí os dejo un adelanto de los tributos que voy pagando poco a poco. Y reconozco que además voy devorando todos sus artículos que van apareciendo y siguiéndole en las redes sociales. (Por cierto, en el caso que las deje nos dirigiremos a su web para saber de sus andanzas)

El lejano país de los estanques (1998)

Mi primera toma de contacto con la pareja: Serie Bevilacqua y Chamorro. Pues bien creo que en estas fechas veraniegas un poco de serie policíaca no viene mal. Se trasladan a las islas Baleares. Lo que parece un caso casi resuelto y listo para sentencia se transforma en los últimos párrafos en una sorpresa. Los protagonistas se conocen por primera vez trabajando juntos. Si bien el sargento no la quería como primera opción. Pero resulta que se van a llevar de maravilla. Nos dejan el regusto de la jerarquía militar del cuerpo. Si bien el compañerismo hace acto de presencia. Y al final, incluso, con confidencias para el futuro. Recursos literarios excelentes. Al hilo de tener que redactar informes nos van recuperando la trama. Incluso la visita a la cárcel nos deja, poco a poco, un desenlace inesperado. También encontrar o recoger un papelito nos da el toque final del motivo del título en Viena y Freud. No me resisto a destripar el final. Cuando aparece la asesinada parece cobrar fuerza quién es el asesino. Las pistas por la zona veraniega lo van poniendo fácil. Los mandos quieren una solución rápida. Tan solo, parece que falta el relleno. Pero lejos de la realidad surgen hechos que trasladan las culpas de ejecutores a planificadores. Una herencia y un padre se meten por medio. La historia y la familia de la asesinada. Los pagos a un posible asesino a sueldo. Pero la casualidad de la visita de una juez. Un golpe inesperado en una playa. Conocer a alguien que se encontraba en  un lugar inadecuado. Los antiguos compañeros de estudios. La atracción por un bellezón. Las casualidades de las orgías en un yate de lujo: sexo, drogas, alcohol. La mezcla perfecta para un toque final al caso de la pareja de la Guardia Civil. Les dan la enhorabuena. Ellos saben que solamente han hecho bien su trabajo

El alquimista impaciente (2000)

Continúo con la serie de los dos guardias. Virginia y Rubén. En esta nueva entrega les toca viajar a La Alcarria y a los garitos de Málaga. La trama, la intriga comienza con la muerte de un empleado de una central nuclear. Lo que en principio parece algo rápido y casi definitivo y cerrado, da un vuelco en una curiosidad descubierta por un perro en una carretera de Palencia. Una prostituta de lujo, el conserje del hotel, el chulo de la asesinada, unas fotografías. Poco a poco el autor va poniendo sus recursos en marcha. Los organigramas de una central. El funcionamiento de la justicia, los amaños por el poder económico, financiero, político. Las actitudes de todos los personajes, sus personalidades; que no son más que el reflejo de la sociedad donde nos movemos. Desde los más alto de la cúspide, hasta los empleados más sencillos, pasando por toda la gama que podamos imaginar: los astutos, los serviles, los de confianza. En definitiva, un mosaico de seres humanos que con atino, al final, con los recursos literarios del autor nos desgranan algo más que una trama policial. Cuando tiene que ir marcha atrás contando, o pagando deudas; describe a cada personaje en la culpa o en las implicaciones de los hechos. Simplemente por testigo, porque sabía demasiado. Por tener el poder en sus manos y el medio a perderlo: las empresas, los medios de comunicación. Pero lo que me llama la atención es la reflexión que se hace del miedo mayor a permanecer varios años en la cárcel. Simplemente el olvido, no ser reconocido y agasajado en un restaurante, que no te inviten a una recepción, que no te reserven un lugar donde aparcar.

Me quedo con las reflexiones sobre la alquimia y la visita y conversación con la esposa en el cementerio. Y el otro compañero de la otra víctima cuando dice que quiere ver al asesino de su amada para escupirle.

La niebla y la doncella (2002)

Continúan las andanzas de Chamorro y Vila. Pero esta obra que se acaba de estrenar en película comienza con una escena que no tendremos que olvidar hasta el desenlace de capítulo veinte. Comienza con el descubrimiento de un cadáver. La historia se desarrolla en territorio canario. Los encargados de la investigación rápidamente parece que dan con el culpable. Una historia sencilla, un padre despechado por el embaucador de su hija, además es un político local. Sencillo con todas las pruebas en su contra. Pero el juez dicta una sentencia descorazonadora. Inocente y se retira a su lugar de descanso y abandona la política. La obra da un giro cuando la casualidad y el recurso literario del autor ponen en funcionamiento el sentimiento maternal de desasosiego y querer saber porqué un hijo bueno abandona este mundo sin justicia. Da la casualidad que aparece, magistral de principio a fin, el hombre bueno en forma de subgobernador. Aquí entran en juego nuestros amigos de la serie, viaje a las Islas afortunadas. Se poner todos los medios a su alcance. Básicamente esa compañera neumática conocida de Chamorro que, por cierto no la tiene en buena estima. Va tejiéndose una tela de araña. El mundo de la droga, la política, los delincuentes y colaboradores de poca monta. Los idílicos paisajes. Las relaciones que casi se convierten en acoso. El amor disfrazado de deseo o manipulación, quién sabe. El descubrimiento de la madurez de una hija que se creía con una vida disoluta. Una cena de compañeros donde se ponen de manifiesto las estrecheces del cuerpo por la escasez de recursos. Esa confianza que parece que se tiene. El descubrimiento de los climas diferentes de la isla. El Observatorio y las estrellas explicados por Virginia a Rubén. La niebla de nuevo al pasar el túnel. Una cabellera rubia en una moto conducida por el ya cadáver. Un desenlace inesperado. Me quedo con la última borrachera. Las confesiones. Quizás las reflexiones totales del psicólogo. Una vida. Unos datos del autor que a veces utiliza a los personajes para exponer unas ideas serias de la vida que me hace reflexionar. Las simplezas del por qué me dedico a esta profesión. Algo más que ganarse la vida: unos valores de vida. Me ha gustado. Ahora me queda la duda: ¿veo no veo la película?

Nadie vale más que otro (2004)

En esta recopilación de cuatro relatos nos da una visión rápida de unos misterios publicados en los meses de verano.

Un asunto rutinario: un asunto de drogas, simplemente un engaño para alguien que quiere progresar rápidamente. El timo del ladrillo. Un coche incendiado y la rápida solución policial. Lo que tienen las cámaras de seguridad y la profesionalidad de los inspectores.

Un asunto familiar: un abuso de una menor inocente querida por todos. La madre parece desquiciada. Acusa a la familia del marido. Un desenlace inesperado pero las pistas no engañan. Las habilidades policiales, de nuevo, para conseguir los ADN de los sospechosos. Donde nadie se lo esperaba está el culpable.

Un asunto conyugal: un asunto de maltratos conyugales con denuncias incluidas. Todo parece indicar que está muy claro el culpable, el marido. Pero no aparece el arma del crimen y además tiene una coartada perfecta. Otra vez surge lo inesperado, cuando todo parecía difícil un bulo en el café del pueblo da la solución al caso.

Un asunto vecinal: cuando todo hace sospechar que se trata de un ajuste de cuentas entre grupos de emigrantes se descubre, simplemente que hay un odio larvado a los extranjeros venidos a solucionarnos problemas de mano de obra. Se pone de manifiesto en el relato las miradas y recelos de los propios vecinos. Las propias mafias que explotan a los compatriotas. Y para resolver el caso de forma sencilla. El miedo de un padre ante las perversas miradas hacia una hija joven y bien parecida.

La reina sin espejo (2005)

Nuevamente tienen que salir la pareja a resolver un enigma: un nuevo asesinato. En esta ocasión es en Zaragoza. Una estrella de la televisión catalana es hallada muerta en su casa de la citada ciudad. Parece un asesinato de sádicos. Las primeras pesquisas encaminan a los de la Benemérita a la Barcelona para conocer el entorno de la famosa; su marido su asistente. La casualidad hace que en una gasolinera se encuentren las primeras pistas fiables. Más tarde en el funeral las pistas parecen que va a llevar a buen puerto la resolución del caso. El marido, escritor famoso, pone a disposición de los investigadores todas las posibles pistas personales. Parece que el autor encuentra un bonito recurso literario para que entre Vila y él surja entrañable empatía. Alicia en el País de las Maravillas. Y A través del espejo. Las dos obras que aparen de referencia en un diario de la víctima empiezan a dar más pistas sobre el desenlace del asesinato. La juez sustituta, los nuevos compañeros, la intervención de los móviles. El señuelo de Chamorro en las RRSS. Parece que van a dar la solución definitiva. Pero aquí de nuevo surge el vuelco total de la trama. La colaboración entre los diferentes cuerpos de seguridad: Mossos y Policía; tendrán un final feliz, pero sorprendente. El antiguo camarada de Vila resulta crucial, no solo para recordar viejos tiempos. También para poner en contacto la nueva y vieja guardia. Las peripecias por Barcelona reavivan los recuerdos de la antigua vida de Vila en ese destino. Promete y enseña a Chamorro la ciudad, y ésta detecta cierta amargura sospechosa en la cara de su compañero; pero todavía no es el momento de recordad las vidas y recuerdos pasados. Curioso todos los matices del libro con el mundo subterráneo de la investigación periodística, la inmigración ilegal, el reclutamiento de jóvenes para la prostitución de menores; las tramas policiales, las casualidades. En fin, un buen pasatiempo, y buena literatura de tramas policiales

El urinario (2007)

Recordarán tu nombre (2017)

Tantos lobos (2017)

Entrevista a Lorenzo Silva

TODO SOBRE EL AUTOR EN SU WEB

NOTA 1: Que veiente años no es nada. La novena obra de la serie Bevilacqua, para hacer boca en su aniversario

NOTA 2: Los 20 años en El Cultural

NOTA 3: Entrevista

NOTA 4: La saga de los libros

NOTA 5: Reseña del Libro “Recordarán tu nombre” por Susana Rizo en Zenda