Podíamos seguir con la metáfora, pero no hay tiempo ni espacio suficiente.

Laberintos en la esquina donde aparece el microrrelato