EL CHINO de Henning Mankell

Ya van unos cuantos libros leídos del autor. Tampoco éste me defrauda. Y llego a la misma conclusión. ¿Es la trama una excusa para darnos una pincelada de sus pensamientos de vida, o simplemente la trama tenemos que meterla en un espacio temporal, que podría ser otro, pero es el que es?  Su resumen lo puedes ver perfectamente en este enlace. Y después de leer algunos comentarios quizás me quede con el que hace referencia al siguiente:

“No obstante, El Chino es mucho más que una novela negra. El asesinato múltiple al principio del libro es el interruptor para encender la narración, que discurren posteriormente por cauces y escenarios, más propios de la novela histórica. Los últimos trazos del feudalismo chino, la construcción del ferrocarril estadounidense en régimen prácticamente de esclavitud, el actual sistema autoritario de China, con su vertientes tradicionalistas y modernocapitalistas, el particular sentido del honor traducido en venganza secular. Todo eso es mucho más que una novela negra. Y donde El Chino alcanza su punto culminante es con la hipótesis de exportación de personal sobrante y potencialmente revoltoso a otros países. Genial. O real… Cuando leas a Mankell, intenta ir más allá de la trama de novela negra que le sirve de excusa para exponer sus ideas. Si lo consigues, entenderás el tirón que tiene este escritor y el éxito de este libro.”

La historia comienza con los descubrimientos de una serie de asesinatos un tanto incoherentes. Nada hace sospechar, salvo el título del libro, que entraremos en una investigación que se moverá, por los cuatro continentes, siendo en gigante asiático su protagonista principal. Una juez sueca adoptada será la encargada de dar vida a la investigación del suceso. Una serie de diarios y cartas, como buen recurso literario hacen las delicias, una vez más del estilo del autor. La revolución China, en este caso, creo cobra un papel al menos importante. Quizás a modo de fetichismo de juventud, o luchas internas actuales de los dirigentes del gigante asiático. Aunque creo que pasa una serie de facturas, una vez más a los dirigentes suecos. O quizás a sí mismo, en las continuas contradicciones entre sociedad de mercado, justicia social, libertad, seguridad. En fin, una historia interesante, que no sé si es policiaca, de misterio, o ficción histórica. O como a mí me gusta decir un buen entretenimiento del cual puedes sacar interesantes conclusiones. Y como se cita en la obra. Para saber si a ti te gusta, sumérgete en ella, con calma, sin prisa; pero, ya sabes, no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos. Ni tampoco una revolución con guantes de seda.