DIONI ARROYO

Corría el 26 de septiembre del 2020 y allá al mediodía en la Plaza Mayor Pucelana descubro al autor, paisano de la ciudad mesetaria, capital del mundo diría aquel.

Para no hacer de menos me arranco con tres de sus obras: Fractura, La Maquilladora de cadáveres y El último de la fiesta.

Parece que las historias serán diferentes a lo que leo habitualmente. Distopía del mundo petrolero, en su captura vía “fracking”. Historias trágicas de la bohemia: alcohol y drogas. La vida con la Inteligencia Artificial.

Me he leído el primero “FRACTURA”. Una dura crítica contra el mundo petrolero y sus nuevas fórmulas de extracción “fracking”. Pero es algo más. Un libro distópico. Las consecuencias o quizás un recurso literario contra todo aquello que vaya más allá de no pensar en la sostenibilidad de los medios naturales. La historia nos avanza la correcta armonía y la integración de los emigrantes al mundo natural. El poder es el poder y quizás el cameo de don Emilio y su mundo nos dan una idea de lo que nos espera. La amistad y la confianza, parece, que en varias partes del libro se va a imponer en una sociedad plagada de egoísmos y repartos del pastel por los interese bastardos de siempre.

Los recuerdos y la fidelización de unos principios parecen ser los ganadores futuros de un mundo salvaje… Y me recuerdan a… Pero no todo el monte es orégano. Ni el final es lo que parece. O sí. Pues a leerlo…

Sí, hay burbujas y fugas con intrigas incluidas…

Ya os iré avanzando algo más sobre el autor y su obra. Pero no me puedo comprometer. Sí os aseguro que lo estoy siguiendo y ese, de momento es mi compromiso.

Claro es pucelano. ¿Casta endogámica pucelana… puede ser? Pueda que sea pero si no lo compruebas, leyéndolo, no lo sabrás. ¿O sí?

Humanos y máquinas, IA. Lateralia.es