CESAR PEREZ GELLIDA: “Sarna con gusto”, su obra.

 Como últimamente, me han encandilado estas reseñas

Sarna con gusto

Más sarna

Ya voy cometiendo varios errores vuelvo a leer  otra crítica de Sarna con gusto. Y me está empezando el gusanillo. Y sí ya la he terminado

Si quieres saber el motivo del título vas a tener que llegar hasta el final. Nuevamente me recuerda el protagonista a mi propia historia, pero en otra profesión. También viví en el País Vasco durante 18 años. Pero en una época diferente y nada que ver con la profesión de Sancho. Yo empezaba mi vida y mi educación. Sin embargo, veo a la sociedad que dejé en algunas partes de este libro. Quizás alguien pueda decir que la trama de la obra se asienta sobre el pasado del inspector y su sufrimiento a la causa de un comportamiento erróneo. Mi opinión es totalmente diferente. Creo que el autor siempre tiene una buena excusa para deleitarnos con una fenomenal novela. Reconozco que el haber leído las tres obras anteriores de su trilogía me deja con ganas de más Gellida. No me defrauda. Y además nos prepara para el futuro: la Congregación de los Hombres Puros. También veo, por ahí, un hijo con ojos que, creo, darán que hablar.

Nuevamente las enfermedades dejan un poso amargo y esperanzas de futuro. El compañerismo sale bien parado para los que se lo merecen. Sin embargo, da buena tralla a los trepas y lisonjeros; y no quedan mejor parados lo dirigentes políticos que no piensan en otra cosa que no sea trepar en lo suyo, dejando más de una vez con el trasero al aire a los profesionales. Nuevamente un homenaje a las madres coraje. Aquellas que al final de una forma u otra cogen al toro por los cuernos, ya sea para bien o para todo lo contrario.

En fin, todos los ingredientes: misterio, las mujeres de su vida, las canciones, el rugby, sus amigos, su vida, su nueva casa, Valladolid y provincia (esos guiños de su infancia), Erika, su compañero de fatigas en su casa, los medios de comunicación (incluidos esos basura que en algún momento se les pueda manipular para una buena causa). El sufrimiento, el presente condicionado por su pasado. Un futuro que ya nos dirá en la próxima dónde le llevará su profesión o sus ansias de tranquilidad que a buen seguro nos traerán otra fenomenal historia de intriga y misterio. Y a mí a dejar subrayado y anotado otro buen libro. Y para darme el toque definitivo un cameo con otro de mis referentes. El señor Reverte, don Arturo (¡¡ay estos españoles y su peligro!!). Me recuerda a mis tiempos de Garbancito: deja pistas por el camino para que siempre sepamos el camino de retorno. Espero que ningún pájaro se las coma y me deje a dos velas.

NOTA 1: Unas recomendaciones de CPG: una web y Lorenzo Silva

NOTA 2: Procedimiento policial y novela, por Blas Ruiz Grau en Zenda