Seguramente merezca leer el libro para llegar a los últimos capítulos de l tercera parte. Cuando la derrota parece que está cerca. Un comisario político habla del Partido como si fuera un dogma de fe. Después, el final con un encasquillamiento nos da una lección de realidad. Que se ha transmitido durante toda la obra. Unas experiencias que llevan a la misma conclusión. Nadie sabe por qué se encuentra allí realmente. Quizás pocos han ido por sus experiencias o sentimientos ideológicos. La lealtad, la humildad… Van dejando en cada página al dolor, la miseria, la resignación, el recuerdo, un mundo perdido. Creen en la solidaridad del que tienen al lado. El temor, la muerte. Siempre existe una jerarquía, un compromiso. Me gustaría cambiarme de bando. La traición. O simplemente ver a los familiares a los amigos. La delación. Las envidias. Las revanchas. Siempre esperando al enemigo pasar y ajustar cuentas. Los olores, la falta de medios o convicciones suficientes. Mundos tan distintos y tan iguales. La naturaleza ha ce equilibrio perfecto. La noche, las estrellas. El compromiso. Incluso los periodistas pasando facturas y censuras o autocensuras. Nos nos olvidemos que el adoctrinamiento tiene que seguir pasando la mano, o como en misa la bandeja.

Comentario de la obra por SERGIO VILA-SANJÁN

Vivimos en en un tiempo de mordazas como nunca: en ABC

Entrevista por Karina Sainz Borgo en Zenda

¿Por qué esa guerra y por qué ahora? Artículo en XL Semanal

Arturo Pérez-Reverte se hace comunista; por Alberto Olmos

APR elige el bando de todos por Santos Sanz Villanueva

Conversaciones en FUTURO EN ESPAÑOL

Sois la hostia

NOTA 1: Frente del Ebro: la guerra según Pérez-Reverte, por Rafael Narbona en Zenda