Para darnos un ejemplo, entre otros muchos que se nos ocurran, un botón. Cuando siempre hay un culpable, decimos. El chocolate del loro.