El profesor Rallo en este magnífico artículo nos explica, claramente, qué se entiende por liberalismos clásico y neoliberalismo.

Un a vez que deja claro qué caracteriza a cada “ideología” concluye:

En definitiva, según qué definición adoptemos de neoliberalismo, sí cabrá hallarlo en la raíz de muchos de los males de la modernidad. Tal vez no como el único o determinante factor, pero sí como uno de lo que refuerzan ciertas tendencias negativas. Ahora bien, debe quedar bien claro que neoliberalismo es no-liberalismo: toda la responsabilidad que pueda tener el neoliberalismo en la gestación de esos males la tiene en la medida en que se separa de los presupuestos del liberalismo clásico o del liberalismo libertario. De hecho, y paradójicamente, lo que Monbiot propone —ni socialismo ni capitalismo— no es una alternativa al neoliberalismo dominante, sino una reafirmación del mismo. Lejos de reconocer el fracaso de sus propias ideas, Monbiot opta por construir un muñeco de paja al que imputarle la responsabilidad de ese fracaso. Una simple huida hacia adelante para no reconocer que el neoliberalismo —la economía social de mercado— no es más que otro rostro de la fallida socialdemocracia europea. La verdadera alternativa revolucionaria a día de hoy no es un estatismo neoliberal mucho más agresivo que el actual, sino regresar a los principios fundacionales del liberalismo.

NOTA 1: Qué se entiende por falsa austeridad

NOTA 2: Conferencia qué es el liberalismo por el profesor Rallo

NOTA 3: Comentarios del libro POR QUÉ SOY LIBERAL de DIEGO SÁNCHEZ DE LA CRUZ, por Manuel Llamas