Mi poca objetividad: Ucín y Mondragón