LA PACIENCIA

¿Has confundido la paciencia con la dejadez, el desinterés, el indolente, el lento, el poco eficaz o eficiente, el torpe, el menos preparado?

O aquello de siéntate a esperar y verás el cadáver de tu vecino pasar.

Veamos algunos puntos del artículo.

  • Saber esperar es un ejercicio activo de fuerza y coraje.
  • Nos estamos acostumbrando a la inmediatez, evitando la espera. Este es uno de los secretos de la paciencia: la costumbre.
  • Otro de los secretos de la paciencia: el control.
  • La paciencia hay que entrenarla, aprendiendo a tolerar el sufrimiento que provoca el desconocimiento, la incertidumbre, el descontrol.
  • Para evitar caer en la trampa del desasosiego lo primero que debemos hacer es darnos cuenta, ser conscientes de que somos impacientes; después, valorar qué factores fomentan nuestra inquietud y cuáles nos protegen.
  • La necesidad de ser pacientes es vista como un signo de debilidad. Los poderosos no esperan, sino que depositan en ti la satisfacción de su urgencia, la responsabilidad de conseguir —o no— el objetivo.
  • El que espera con calma lo hace activamente, se rebela contra la dificultad. El sosiego es optimista, pues la espera activa implica esperanza. Es coraje, pues fija su mirada en el largo plazo. El impaciente considera que el objetivo es la meta, cuando en realidad el objetivo es el punto de partida.
  • Decía san Agustín que “la paciencia es la compañera de la sabiduría”. Tomarnos un tiempo para observar que algunas cosas pueden esperar sin producir sufrimiento, y aprender a saborear el placer de la espera.

 

Las mejores frases sobre la paciencia

Algunos refranes que nos pueden ayudar (en la página 550 EJEMPLAR NÚMERO 4920 del REFRANERO GENERAL IDEOLÓGICO)

-        Vísteme despacio que tengo prisa

-        Paciencia hermanos y moriremos viejos

-        La paciencia es nuestra ciencia

-        Paciencia con experiencia doble ciencia

-        La paciencia es una hierba que no nace en todas las tierras

-        Por se sufrido y paciente no se es menos valiente

-        Lo que no está en tu mano evitar con paciencia los has de soportar

 

A veces el mayor triunfo es la derrota. Artículo de Rosa Montero