El aislamiento digital: una cultura diferente, por Yesurun Moreno

En este artículo he pretendido acercar dos posturas que habitualmente se presentan como incompatibles. Por un lado, está el punto de vista “materialista” aquel que, a grandes rasgos sostiene que la historia nos demuestra que toda revolución tecnológica se refleja directamente en el campo social reportando profundísimas transformaciones en el comportamiento humano, en las relaciones interpersonales y, en definitiva, en el cómo se organizan las sociedades. Por otro lado, está el punto de vista “metafísico”, aquel que, simplificando, sostiene que la revolución tecnológica tan sólo ha ahondado en una disposición del espíritu previa. En otras palabras, si la cultura en cuestión está de partida enferma, la tecnología agrava y exagera dicha enfermedad extenuando al cuerpo político depositario de aquella cultura. Porque la tecnología en esta ecuación es al mismo tiempo causa y efecto de los males del mundo.

NOTA 1: Spinoza y Nietzsche: el pesimismo de los fuertes. Por Rafael Narbona

Nietzsche no llegó a conocer las dos guerras mundiales. Quizás eso le habría hecho comprender que la injusticia no es la esencia de la vida, sino un mal objetivo que puede destruirla