SALVAR EL EURO

En el artículo del profesor Rallo nos señala la importancia de la moneda única, pero sin tener que llegar a una política fiscal común. Se trataría de defender la eliminación de las herramientas monetarias de diferentes divisas que la utilicen como arma para combatir de forma artificial competitividades de productos por devaluaciones de sus monedas.

El artículo del profesor Rallo deja muy a las claras el objetivo:

Pero no: existe la alternativa de cumplir aquellos pactos fundacionales bajo los que el euro fue creado y que justamente pretendían que 19 economías heterogéneas pudieran convivir con una sola moneda. Me estoy refiriendo a las reformas estructurales y al Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Dicho de otra forma, en lugar de combatir las crisis con políticas keynesianas de demanda, combatámoslas con políticas de oferta: facilitar y acelerar el reajuste real. Y para ello resultan necesarias profundas reformas estructurales en todos los países de la Eurozona: reformas que hasta la fecha no se han ejecutado.

En definitiva, una reflexión interesante, básicamente para que seamos coherentes y consistentes cuando tengamos que hablar de equilibrios económicos. Y usar los términos de competitividad y economía de mercado de maneras razonables. No confundamos el cinismo, la hipocresía, la demagogia, con armas o herramientas electorales. Incluso cuando alguien intente percibir el ámbito público o privado como elemento de eficiencia o eficacia, en las economías individuales u organismos públicos puramente dichos (léase los típicos: educación, sanidad, pensiones, banca, medioambiente…)

NOTA 1: Por qué nada de lo que dicen nuestros políticos nos interesa, por Jesús Cacho

NOTA 2: Que nunca te persiga la mala conciencia de haber fallado a tu país por César Antonio Molina