FIAB alerta del impacto millonario a los productores con la aprobación de la Ley de Residuos y Suelos Contaminados

Normalmente hay una máxima: que pague quien contamina.

Viene el llorar y rechinar de dientes. Cómo traslado estos costes a los productos que fabrico y que han generado esos residuos. Pues sencillamente aplicando algún procedimiento obtenido de investigaciones científicas para, quizás disminuir esa contaminación; o que el residuo se transforme en materia prima para otro producto y así eliminarlo  (no se nos llena la boca de ECONOMÍA CIRCULAR.

En fin: ingenio, innovación, investigación. Los INCANSABLES