POLÍTICA, CRECIMIENTO Y ECONOMÍA

 

Seguramente cuando te planteas escribir de un tema concreto sueñas con que sea lo mejor escrito hasta la fecha. Te encuentras, normalmente, en la situación de tener que llenar varias hojas: el volumen cuenta, aunque no lo digan.

Nuevamente vuelve a ser sencillo. En esta ENTREVISTA están ciertos planteamientos y conclusiones, que de puro sencillos parecen falacias. ¿Por qué no se aplican?. También lo deja claro Daniel.

Ya hemos visto tantas cifras, datos, análisis; que no seamos crédulos a la hora de un compromiso científico. Contamos con el recurso, siempre fácil, de que depende quien te pague los resultados serán unos u otros. Tenemos el ejemplo de las encuestas, después viene la realidad y te pinta la cara.

Hay que vivir, me comenta siempre, mi amigo del mercado. Cuando te prometan el Paraíso, tiéntate el bolsillo, los duros a cuatro pesetas valen tres. Veamos, para mí, las verdades del barquero. Nada nuevo bajo el sol, creo:

La independencia, normalmente se nombra para encubrir su inexistencia. Vengo del ámbito privado en la gestión de empresas. Siempre dependes de alguien, que al final te dará de comer. Si tienes resuelto este tema viene tu educación, tu entorno, tu pensamiento. Depende del grado de decisiones y el tiempo para la toma de las mismas, y la responsabilidad y exigencias cuando las ejecutes; podrás decir tu “grado de independencia”.

No nos gusta el riesgo. Si las cosas van bien somos unos fenómenos, cuando van mal tenemos unos culpables maravillosos. Y si no papá estado a nuestra salvación, que todo lo resuelve. Las trampas del solitario que se desmontan en cuanto tenemos un espectador “independiente y responsable”:

Mucha gente pide más regulación pero, realmente, lo que está reivindicando es “protección y compensación por mis errores como inversor “ …De hecho cuando hablan de regulación no piden evitar las burbujas, ¡sino que se mantengan y se financien! .Cita Daniel.

Otro demonio : “El gran capital”. No quiero extenderme mucho en este tema. Sabemos que el arte de la manipulación de datos y estadísticas está muy a la orden del día. Pero es todavía peor un dato sesgado, fuera del conjunto para el que fue calculado. Sigo la máxima que nadie en su sano juicio tira piedras contra su propio tejado. No conozco una negociación, seria, donde las partes no ganen al final de un buen acuerdo. Tampoco conozco un activo sin un pasivo, soy contable. Me remito nuevamente a las trampas. Si no conoces o entiendes un tema: déjalo. Si recurres a la confianza, evalúa riesgo; y si puedes asegura al máximo el riesgo y la decisión. Pero la certeza, únicamente, está en la muerte y Hacienda, con sus peligrosos bocados.

Las deudas, crecimiento, austeridad e inversión. Uno de los primeros principios que se enseñan en economía es “El equilibrio”. Vemos que para empezar a jugar en esta sociedad contamos con una serie de recursos. El objetivo de esta ciencia tan moderna, consiste, precisamente, en administrarlos, pues son escasos. Nada es infinito. Me recuerda el baile de las cintas sosteniendo un palo central. La danza se abre y cierra alrededor del eje central. Armoniosos y perfecto en su ejecución de cara al espectador. Los que hemos estado dentro de estos grupos sabemos de la dificultad para conseguir la armonía: nunca sale a la primera. Llegan los cambios, nuevas incorporaciones, dificultades que se incorporan para hacerlo más atractivo; conseguir y mantener los atuendos,…

Austeridad no es reducir los gastos

Las políticas de crecimiento son un desatino. Nosotros precisamente, deberíamos aborrecerlas, porque han llevado a España a la quiebra. ¿Y quieren más? ¿Quién lo paga? No aprendemos, y no aprendemos porque asumimos que el dinero es gratis y, además, siempre habrá alguien contando el cuento de que todo se soluciona subiendo impuestos “a los ricos”, que es el engaño para subírselos a todos.

Decimos “esta vez va a ser distinto, solamente hay que gestionarlo bien” como si fuese a aparecer un OVNI con extraterrestres preparados para gestionar esos recursos en vez de los mismos gestores que nos han quebrado. Dicen que “ahora no es el momento de ahorrar”, pero en los tiempos de bonanza, tampoco ahorran, sino que gastan más.

El dinero tiene como objetivo facilitar las transacciones comerciales. Las entidades financieras surgen como canalizadoras de este recurso para que los agentes económicos puedan desarrollar sus actividades de una forma más ágil. Los estados se han arrogado el monopolio de la emisión monetaria. La efectividad del sistema de sustenta o sustentaría en el equilibrio perfecto de correlación precios recursos materiales o actividades, ahorro e inversión. Pero entra la deuda, con qué la relacionamos. Nuevamente me remonto a mi contabilidad. No puedo ejecutar o incurrir en una deuda sin un plan de pago: para qué la necesito, con qué recursos voy a contar o como mejora mi actividad productiva. Nuevamente se me viene a la mente las trampas del solitario.

En economía existe un problema que yo llamo autofagocitarse o la pescadilla que se muerde la cola, también el bucle maldito. Esto viene al hilo de los diferentes equilibrios necesarios para la ansiada estabilidad, crecimientos estables y sostenidos en el tiempo; en definitiva el mundo perfecto; la sociedad de bienestar,… Pero surge el mal, lo que yo llamo creerse lo que no tienes: La deuda. Es buena o es mala. Es deuda debes algo que no tienes por eso recurres a ella. Yo lo resuelvo de una forma muy sencilla. Si previamente no demuestro que tengo capacidad para gastar menos de lo que ingreso, nadie tendría que darme o concederme deuda. Si alguien asume que puede no cobrar tiene un riesgo. Como se traduce, en el precio de la deuda. Pues así de sencillo. Que algún estado o empresa o persona cree que su capacidad de endeudarse es infinita. Dándole a la maquinita, subiendo impuestos, subiendo precios, trabajando a destajo,.. Pues eso amigos recurro de nuevo a la trampa del solitario, el cascabel al gato, o la madre que nos parió. Pero la realidad es muy tozuda y la vida y los recursos escasos.

Mi optimismo crónico. Después de todo lo expuesto yo como lo veo. Me voy a remitir al final de la entrevista. Daniel lo refleja perfectamente:

Que luche, que no se rinda. Que cuestione todos los días lo que oye y lo que cree. Que estudie, estudie y vuelva a estudiar. Nada sobra. Que no busque caminos cortos ni atajos. Que sufra. Que se equivoque y vuelva a equivocarse. Que cuando tenga éxito no se lo crea. Que persiga su sueño y que salga fuera. Que se cree un historial profesional independiente y verificable. Lo va a conseguir seguro.

España tiene una enorme suerte. Siempre se nos ve como una oportunidad, incluso en los tiempos de crisis. Se sabe que los españoles somos trabajadores, que luchamos y nos sobreponemos, que tenemos espíritu crítico…. Ese mismo espíritu que a veces nos lleva a excedernos también nos saca de los atolladeros. Eso se valora y creo firmemente que en el extranjero lo que se desea realmente es que a España le vaya fenomenal.

Como siempre a vuestra disposición.

Un cordial saludo

NOTA 1: Los 40.000 millones en sueldos prohibidos: caducados. Por Rallo

NOTA 2: Ahora vas y se lo cuentas a las bases, por Ignacio Varela