Se puede decir más alto, pero no más claro. Don Antonio Muñoz Molina en este excelente artículo nos hace un pequeño repaso de lo esencial del servicio público. Diferencia entre el comisario político y el auténtico profesional. Habla de eficiencia y de correcta utilización de los recursos. Pero sobre todo, creo, deja claro las responsabilidades de actuación y la independencia; claves para un correcto funcionamiento de aquellos servicios públicos que más allá  de criterios moralizantes, dejen bien a las claras, la igualdad de oportunidades basadas en el esfuerzo y la recompensa como armas fundamentales del mantenimiento de lo público más allá de los vaives a que nos puedan someter los político gobernantes.

NOTA 1: El profesor José Barea por el profesor Tamames

NOTA 2: Lugares públicos

NOTA 3: La deuda pública no procede del rescate a la banca, por el profesor Rallo