NOCIONES DE CONSOLIDACIÓN CONTABLE: PRÁCTICAS Y BÁSICAS.

Una vez que hemos decidido que vamos a consolidar: bien por obligación o bien por conocer la gestión real de un grupo de empresas (ver en este enlace legislación española sobre consolidación); establezcamos las herramientas y criterios que debemos seguir.

Debemos partir de la fecha en que decidimos efectuar la primera consolidación.

Tendremos los balances de las empresas sujetas a consolidación.

Debemos de analizar los valores en cartera de las diferentes empresas a consolidar y sus porcentaje de participación.

Veremos, también, los saldos del balance (activos y pasivos) entre las diferentes compañías que componen el ámbito de consolidación.

El criterio para llevar a la práctica una gestión continua y actualizada de la consolidación lo haremos creando dentro de nuestro sistema informático, donde se supone llevamos la gestión contable de todas las compañías, una EMPRESA DE CONSOLIDACIÓN. En esta empresa de consolidación efectuaremos todos los ajustes de consolidación que nos permitan sumando todos los balances de las empresa a consolidar obtener el balance definitivo.

Actualizaciones de los activos a valor razonable. En la fecha de adquisición de una compañía, seguimos el criterio de actualizar los activos de esa compañía por su valor razonable. Por lo tanto efectuaremos el primer ajuste en la EMPRESA DE CONSOLIDACIÓN: Activos VR Empresa A; Pasivos VR Empresa A; Patrimonio Neto VR Empresa A. Podemos llevar un auxiliar en hoja de cálculo donde tengamos el balance total de la Empresa A por su valor razonable. No nos olvidemos que el balance o los ajustes tanto de activos como de pasivos a valor razonable, se tienen que actualizar siguiendo el mismo criterio que los originarios, tanto en amortización, como en los diferentes criterios a los cuales estén afectos.

Eliminación de los saldos de Cartera y Patrimonio Neto. El ajuste de estos saldos, siempre identificado por empresas. No olvidemos: Cartera Empresa A, Patrimonio Neto Empresa A (no olvidemos que aquí tendremos que incluir el Patrimonio Neto VR Empresa A). El saldo de esta eliminación nos generará un FONDO DE COMERCIO EMPRESA A (positivo) o un BENEFICIO DE CONSOLIDACIÓN INICIAL EMPRESA A (negativo)

En la actualidad los FONDOS DE COMERCIO no se amortizan contablemente. Al final de cada año de realiza una comprobación de valor del mismo, determinando si realizamos un ajuste por deterioro que no será reversible.

Ajustes de actividad. Una vez comenzadas las operaciones, dentro del grupo consolidado, prestaremos especial incidencia a las operaciones entre la diversas empresas que componen el grupo. Tanto las compras, como las ventas, prestaciones de servicios, intereses, gastos financieros deben ser eliminados. Por lo tanto tendremos que realizar los apuntes en la EMPRESA DE CONSOLIDACIÓN. Es recomendable establecer cuentas por empresas de ajustes. En el caso que llevemos auxiliares y no queramos tanto detalle también lo podemos utilizar. No olvidemos SIEMPRE documentar todos los ajustes, también nos viene bien, para tener el soporte, en la confección de las cuentas individuales de los movimientos con empresas del grupo.

Venta de activos entre empresas del grupo. En el caso de beneficio o pérdida, tendremos que eliminarla, sin olvidar, los ajustes posteriores, en función del activo origen.

En el caso de las ventas de productos de almacén, podríamos realizar el mismo ajuste que para con los activos. Recomiendo utilizar el criterio de importancia relativa, es decir, si estos ajustes y la correspondiente valoración de los almacenes suponen algún menoscabo de la imagen fiel.

Los intereses minoritarios deben ser otro ajuste, en el caso que la empresa dominante, por sí o de forma cruzada; no tenga el 100%.

En definitiva, todo movimiento que se realice entre empresas del grupo tiene que estar debidamente documentado, para tener claro el conjunto global de gestión y toma de decisiones, como las posibles implicaciones fiscales. Nos podemos llevar sorpresas, si no se diferencian claramente, en análisis de precios, ventas,… (normalmente siempre van en líneas separadas, como las ventas a clientes competidores). Desde el punto de vista fiscal, si no se encuentran dentro del mismo grupo fiscal de consolidación; los precios de transferencia de productos y servicios, y gastos e ingresos financieros, intentemos que estén valorados conforme a las normas que se dicten a tales efectos.

Como ejemplo de cuentas consolidadas podéis dar un vistazo a esta compañía, creo que reflejan, bastante bien algunos de los criterios mencionados.

Para cualquier duda ya sabéis donde me tenéis. Y soy consciente de que cada maestrillo tiene su librillo. Pero si lo tenemos documentado, sistematizado y mecanizado, mejor. La mejora continuada comienza por un buen principio.

Apuntes sobre CONSOLIDACIÓN CONTABLE

NOTA 1: VALORACIÓN DE EMPRESAS

NOTA 2: Más nociones básicas

NOTA 3: El EBITDA en la valoración de empresas por Óscar Sánchez Vela

NOTA 4: Modelo establecido en la Orden JUS/1698/2011, de 13 de junio, por la que se aprueba el modelo para la presentación en el Registro Mercantil de las cuentas anuales consolidadas.

Cuatro anexos que serán publicados íntegramente en la página web del Ministerio de Justicia, www.mjusticia.es:

NOTA 5: Consolidación internacional:

  • Estoy de acuerdo de que en España, habría que presentar cuentas consolidas, con la ley actual en la mano. ¿Pero sabéis cómo va un proyecto que entró en cortes para evitar estas consolidaciones cuando exista un grupo superior que consolide en mercados de prestigio por ejemplo en EEUU? Puesto que estamos en una posición menos competitiva, burocráticamente hablando, ya que, por ejemplo Holanda, en el mismo caso, no consolida y admite el consolidado americano traducido en sus registros.

NOTA 6: Ejemplo de la valoración de una empresa

NOTA 7: Metodología de consolidación: excel, programas específicos

NOTA 8: Auditoria de Cuentas Consolidadas por Mikel Arriaga

NOTA 9: Valoración de una empresa por Descuento de Flujo de Caja (DFC) en Rankia

NOTA 10: Valoración de sociedades, ¿cuánto vale mi empresa?