El agradecimiento, una vez más al profesor Gregorio Labatut Serer. En su entrada unas explicaciones claras, concisas y útiles. Y para tener en cuenta:

El concepto de “interés general” está regulado legalmente mediante, Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.

Desde el punto de vista contable, las fundaciones y asociaciones no lucrativas de interés público deben seguir las normas contables establecidas en Real Decreto 1491/2011, de 24 de octubre, por el que se aprueban las normas de adaptación del Plan General de Contabilidad a las entidades sin fines lucrativos y el modelo de plan de actuación de las entidades sin fines lucrativos.

En segundo lugar, hay que ver si se trata de una asociación es de utilidad pública y se acoge a la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, o no.

En el caso de que se trate de asociaciones de utilidad pública, tributan según la Ley 49/2002, en el denominado régimen de exención, de tal modo que las rentas derivadas de su actividad propia están exentas, y las rentas derivadas de actividades económicas tributan al 10 %

Mientras que, en caso contrario, si no son de utilidad pública pueden tributar por la Ley General Ley 27/2014 del Impuesto sobre sociedades, en el Régimen especial de Entidades parcialmente exentas. (TÍTULO VII CAPÍTULO XIV. Régimen de entidades parcialmente exentas, artículos 109 a 111)

Para presentar la Declaración del Impuesto sobre Sociedades, no existe ningún modelo especial, se aplica el modelo 200 como todas las sociedades, pero hay que marcar en el modelo la casilla correspondiente.