Real Decreto 424/2017, de 28 de abril, por el que se regula el régimen jurídico del control interno en las entidades del Sector Público Local.

Ya me lo he dicho, o me lo digo en tantas ocasiones, que no sé si me autorrepito en estas entradas.

Cuando pasan los años y salen a la luz supuestas corruptelas, siempre la misma canción. ¿Pero dónde estaban los vigilantes, y los vigilantes de los vigilantes. Y los jefes de los vigilantes, Y los jefes de los jefes de los vigilantes de los vigilantes?

Hace poco en una de esas charlas, coloquios de la Feria del Libro de Valladolid, que tanto me gustan; se repetía una y otra vez la inmediatez de los sucesos. Una noticia, escándalo, se tapa con la salida de una nueva. ¿Quién se acuerda de?

Cada vez es todo más inmediato. No hay reposo, análisis. De eso se benefician los malos. Para cuando se den cuenta a saber dónde estamos. Además está la impunidad de ciertos cargos y estatus. A mí, con lo que soy, lo que represento: ¿quién me va a a tocar?. Argumentamos la obediencia debida. Siguiendo con los refranes, o dichos, una vez más: ENTRE TODOS LA MATAMOS Y ELLA SOLA SE MURIÓ