Tanto tienes tanto vales. Qué fue primero la gallina o el huevo. Se nos llena la boca con críticas continuas a nuestro sistema “capitalista” occidental”. No está bien visto hablar de dinero, ni mucho menos que salgan a la luz nuestras verdaderas vergüenzas patrimoniales. Nos hemos convertido en cínicos, vanidosos, hipócritas, codiciosos… Todo refrendado por el valor que suponen las ideas y la “mediografía” (lo siento palabra inexistente que quiero que haga referencia a que si no sales en un medio de comunicación o se te conoce en comunidad cercana no vales nada) del poder reinante.

Pero veamos con algunas muestras a dónde quiero ir a parar.

Hablar en los tiempos actuales de capitalismos y clases sociales a la manera marxista de siglos precedentes es tan ilusorio como la pretensión de San Agustín de traspasar el agua del mar a su pozo con un cubo. La fe del santo como herramienta y el “caeteris paribus”, me parece simplicista y pretenciosa.

Querer aglutinar todo el saber en las famosas bibliotecas de Babilonia, en el Aleph borgiano, o pensar que nuestra maravillosa red es perfecta nos da una idea de ingenuidad alarmante.

En fin, vamos directamente al grano. Si preguntamos a cualquier dirigente, y no me refiero solo a los políticos: como andan sus arcas personales,… qué me contestarían,…. Sorpresa…

Ahora voy a lo principal… Díganme sus tres máximos valores en la vida…

Y por favor cuantifique monetariamente de mayor a menor esos principios señalados anteriormente…

Conclusión mi principio se basa en algo tan sencillo como la página en blanco, la cuartilla clara con renglones pendientes de rellenar…

No digamos nada si añadimos la pregunta referente a qué harían ustedes si saben que les quedan cinco días de vida.

A veces lo sencillo es bello, pero los instrumentos, los conocimientos las herramientas.. no nos dejan ver el bosque donde estamos inmersos… buscando todos lo mismo..la salida…nos empujamos, nos zancadilleamos, nos apelotonamos…; sobre todo con los que se encuentran más cerca. Queremos solucionar los problemas de aquellos que se encuentran alejados de nosotros y no conocemos, para esconder nuestras miserias y acallar nuestras conciencias.

Si usted pregunta las soluciones a un problema sobre el cual no podemos hacer nada por resolver, seguramente hallemos cientos de respuestas pero ninguna de ella afectará, seguro, a nuestro inmediato bienestar particular ni a nuestro entorno inmediato.

En fin… para seguir rellenando mi escasa inteligencia y gran mediocridad voy a seguir haciendo lo único que sé. Leer, estudiar, entender, aprender tomar decisiones.. y continuar en este bucle infernal que cada día llevamos… Qué difícil explicar obviedades, qué triste los inventos que ya se desplegaron siglos atrás y nuestra ignorancia supina y mediocridad galopante nos los pintan como nuevos, con barniz de plasma, pantalla o cañón de diapositiva….

Por cierto alguien se ha preguntado a cómo sale el metro cuadro de diapositiva (slide… para los genios) referente a formación, educación,.. versus rendimiento práctico en la vida diaria (léase individuos, empresa,…)

Volvamos a la cuartilla en blanco.

Recursos ociosos:

Cuántas camas de hospitales hay en este momento vacías. (públicos y privados)

Cuántas personas se encuentra en este momento en las lista de espera de la Sanidad Pública.

Cuantos profesionales sanitarios tenemos, en este momento en paro.

No tenemos ONGs que están saliendo para asistencia exterior y paliar las necesidades en territorios deprimidos. Dónde están para atender a los nuestros.

Qué hacemos con todos los recursos inactivos que pagamos por el mero hecho de pensar que no hay nada para ellos

Cómo creamos valor, cómo damos valor a la actividad, como compaginamos el divertimento con la actividad productiva… En definitiva valor del trabajo como actividad y no lacra que alguien dijo al sacarnos del Paraíso… el sudor de la frente… Mentira el Paraíso no existe ni existió pero sí que cada uno disfrute con los medios a su alcance… nadie nos va a dar nada… Alguien dijo que solo había dos cosas ciertas: la muerte y el pago de impuestos. Si añadimos que no partimos de cero con una Legalidad vigente y una justicia independiente..

Quizás estaríamos más cerca de conocernos a nosotros mismos. Organigrama con los nombres de las personas y su coste total. Cuentas más recientes.

Todos los informes de gestión disponibles.

Nos estamos perdiendo. No planteamos los objetivos a conseguir y las medidas que nos permitan establecer el grado de cumplimiento de los mismos.

Hablamos de excelencia (ahora de leyes anti crisis, más burocracia al fuego que es como mejor arde) como una panacea que nos permite la subsistencia sin más ni más.

Ocurre, a menudo, que nos plantemos un hogar mejor con acaparamiento de decoradores, arreglos y sinfin de variedades que nos den aspecto de ricachos que ni lo somos ni en la vida se nos había pasado por nuestra imaginación. Mientras tanto las cañerías olvidadas de la mano de dios, la instalación eléctrica pelada y sin recubrimiento aislante: no se ven. Total: al garete las tuberías y el incendio se llevan por delante nuestro sueño: caray como se ve.

Talento: no técnico, hacer entender a los demás con sus propias palabras lo que nosotros sabemos: ej. Las parábolas.

Puesta en práctica:

Comentan que el alumno recorrió grandes distancias, superó numerosos obstáculos. Su objetivo era visitar a su gran maestro. Sabía todo sobre él, había leído su obra completa incluso la de otros sobre su elegido. La había desmenuzado, analizado, memorizado. Ahora le quedaba su gran sueño, en vivo, en directo, en persona, en su templo.

Llegó, se le cayó el alma al suelo. Total austeridad: una mesa, pocas sillas, mobiliario escaso, nada lujo, escasos libros…

Maestro, no lo entiendo, tan poco, tan escaso; usted que es todo…

Como me pregusta esto, muchacho, qué llevas tú.

Estoy de viaje, le buscaba a usted, buscaba mis referencias mis orígenes, constatar la realidad de mis sueños… Corroborar con mis ojos lo aprendido, para en el futuro ponerlo en práctica y continuar con sus enseñanzas y a ayudar a dar a conocer sus progresos y mis convencimientos al resto de alumnos que nos quieran seguir y mejorar.

Mirándole a los ojos: en eso mismo estoy yo. He leído, he aprendido, he soñado, he pensado he inventado.. creía que sabía todo.. Ahora que me dado cuenta :

Qué difícil es llevarlo a la práctica. Sería feliz aportando un solo pensamiento, un ejemplo práctico, un conocimiento, un solo convencimiento… útiles: no solo en mentes demagogas, depredadoras, interesadas, cínicas, prepotentes, miserables, mentirosas, hipócritas, mediocres; también para ti, para mí, para eso que tú y yo buscamos.

Se encuentran el escritor y el contable (en realidad economista especializado).

El primero narra experiencias, sueños, historias, ensayos… le surge un problema, no se administra bien, en su fuero interno, secreto, admira a los contables, tan ordenados flemáticos, poco sanguíneos. Sabe que ha ganado mucho, pero está casi en la ruina.

El contable tiene un secreto, duerme poco, lee,.. una página le lleva a otra, un libro le lleva a otro, un autor a otro. Su facilidad comprensora (ahíto de boes, normas, disposiciones,… todo técnico), como él dice sin ningún mérito por su parte, no se lo hace difícil, es su gran pasión, su deleite, sin memorizar, sin recordar obligatoriamente. Ahí siempre descubre la frase correcta el pensamiento que creía nuevo ya está escrito… Los admira, respeta,.. Envidia sana.

Se encuentran se saludan, peinan canas, se conocen hace años. Han coincido en numerosos actos, se saludaban, palabras casuales. Ahora sin saber el motivo van charlando amigablemente, cada uno, no saben en qué momento, descubre en el otro, algo, que sin saberlo explicar; les gana la confianza.

Uno le dice al lo otro: no sabía que tus fuentes estaban en el día a día, en esa libreta que llevas y que apuntas cualquier frase del hombre de la calle, cualquier charla de mercado o plaza, cualquier anécdota o situación; que luego con tu buen quehacer, imaginación, ingenio, inspiración; y sobretodo que te pille trabajando…. Quedará reflejado en un magnífico libro.

A lo que el otro le responde: tampoco yo conocía, la sencillez de la anotación del día a día, numéricamente, podía llevar, mediante no complicadas técnicas, a hacer entender esto que llaman contabilidad, otros informes, alguno análisis…Y que al final también queda en un magnífico libro.

Desde aquel día y sin saber el motivo se veían periódicamente, en el mismo paseo, y terminaban en la misma tasca, por cierto, tampoco recuerdan el motivo, pero su mesa, siempre, en ese momento, a esa hora, lleno el local, fuera fiesta, fuera feria,…; para ellos, siempre se vaciaba.

Responsabilidad, exclusividad, confidencialidad, CONFIANZA. Asumirlas.

Decía don Miguel, Delibes, por supuesto, en su artículo de VIERNES 11 DE DICIEMBRE 1964, en la por cierto “LA VANGUARDIA ESPAÑOLA” (Dios mío quien nos ha visto y quien nos ve)

“Las cercas primorosamente pintadas de blanco denotan en USA al ganadero de afición, o sea al hombre que gana dinero en otro lado para gastarlo en vacas; las cercas de palos deslucidos, desteñidos, carcomidos, denotan al ganadero de profesión, o sea al hombre que gana dinero con las vacas para gastarlo en otro lado. Se trata de una sutil diferencia que, en un noventa por ciento de los casos, responde, a una realidad concreta.”

No me imagino cual sería la diferencia establecida por el genio para definir: empresario, especulador, financiero, mercado, ahorrador, trabajador, crisis… Dónde pondría los palos, los colores, el primor, las maderas carcomidas…Qué pena el dinero no tiene color, de hecho, ni se ve; apuntes en cuentas, números, viajes en red, extractos… Demagogias en huelgas a palos (éstos sí se ven, en escaparates, espaldas,…), defensores malditos, todos ellos, de los más pobres, de los

necesitados… Yo solo veo algunas caras en el mercado de mi barrio, con el dinero justito para la comida del día. Surcos en caras deslucidas por un tristeza interior que traspasa su mirada al exterior. Y sé que no saben de otro mercado, ni de fondos ni de bolsas más que las de la compra… Me gustaría explicarles, pero no encuentro las palabras, simplemente voy y les escucho; me entero del precio de las viandas que ellos portan, su última visita al médico, los problemas con sus nietos que ellos en muchos casos crían,… La pensión… Pero ellos sí que entienden de economías, siempre llegan a fin de mes, el tendero les fía, porque sabe, que lo primero que van hacer el primero del siguiente es restañar las deudas, y sin por algún casual no pudieran, el tendero, se las arreglaría para romper esa minucia, no perder a su amigo y continuar la relación.

Qué sencillo; confianza, cumplidor, palabra, fidelidad, compromiso, ahorrador, mercados tenderos, clientes… El mercado de mi barrio, perdón, las gentes del mercado de mi barrio, me ayudan a resolver mi clase de Economía de esta semana, el resto”caeteris paribus”.