Gabriel García de Oro: “Los niños son grandes filósofos porque se lo cuestionan todo. Se asombran por todo”

Este filósofo, creativo publicitario, ahora quiere, a través de un proyecto llamado Fantástica School ayudar a los adultos el arte de narrar historias para poder conectarse con su niño interior, para poder entender qué somos y hacia dónde vamos.

P. Dice usted que no hay que dar nada por sentado. ¿Eso es más o menos lo mismo que asumir que vamos a vivir siempre en una permanente incertidumbre a lo largo de nuestras vidas? Y eso, ¿cómo se le cuenta a un hijo?

R. Bueno, cuando te sientas no te mueves y cuando das algo por sentado pues… eso, hay quietud. El preguntarse, el cuestionar y cuestionarse nos permite movernos y alcanzar otros lugares. Podemos quedarnos en ellos o seguir avanzando. A eso me refiero con lo no dar nada por sentado. Igualmente, y en paralelo a estas consideraciones, debemos aprender a navegar en la incertidumbre. La vida es incierta, nadie sabe qué le depara el futuro. Lo que debemos hacer es armarnos con nuestras propias herramientasy recursos y una buena dosis de confianza, es decir, de creer en nosotros mismos de tal manera que sepamos que disponemos de todo lo necesario como para afrontar ese futuro incierto. Y si pensamos que no… que esto o lo otro no lo voy a poder manejar, pues preparémonos, llenemos ese baúl y, sobre todo, creamos en nosotros. Somos más capaces de lo que pensamos, eso seguro.

NOTA 1: En defensa del populismo. Por Miguel Ángel Quintana Paz

«Con la élite o con el pueblo: esa es la partida que hoy se juega»