Pues lo cierto es que no he leído los libros de la polémica del artículo. Sí he seguido ciertos ririrrafes entre autores y citados.

Pero reconozco que me encantan ciertos temas y al menos tenerlos en mi pequeña biblioteca.