FAUNA Y PERSONAJES o el relajo vacacional:

No sé si os ha pasado alguna vez. Me preguntaron el otro día: ¿cómo te definirías?. Y la verdad, me costó mirarme en el interior y dar una respuesta razonable desde mi punto de vista. Me vino a la mente, con posterioridad, las definiciones y los test (el primero que recuerdo me hicieron) de temperamento: Sanguíneo, colérico, flemático y melancólico. En función de una serie de preguntas y puntuaciones, al final salía un retrato de nuestra forma de ser. Nos decían, ser sinceros, no os engañéis. No hay uno mejor ni peor. Tampoco, aunque un rasgo prevalezca, podemos decir que el temperamento sea puro. Lo normal es que tengamos un poco de cada característica. También nos asustaban con casos patológicos que, quizás, necesitaran tratamiento. En fin, supongo que empezaban a surgir los psicólogos en los colegios. Gente por demás, o al menos los que conocí en aquella época, muy agradables de trato, con facilidad de palabra y muy atentos a la escucha.

Ahora repaso, entre papeles y memoria, los personajes y personas que se me han aparecido a lo largo de mi vida, hasta ahora, claro; sus actitudes o las mías, situaciones… Para algunos hay nombres, para otros características descritas. Seguramente, reconozco, en algunos casos, se ha mezclado la realidad con algunas lecturas. Básicamente los hemos encontrado en todo ámbito de la vida. Desde la vida laboral hasta la vista de los comportamientos en una cola del mercado esperando turno. Desde el presidente de una gran compañía, hasta el pedigüeño del metro. En definitiva comportamientos que si de verdad nos miráramos en un espejo de reflejo interior, seguramente, no nos reconoceríamos.

El enterao: Sabe de todo, nunca tiene dudas. Si no lo sabe lo ha oído, tiene un familiar, un amigo, un conocido. Eso sí, no le pidas soluciones a un problema futuro o que se moje, su respuesta es infalible: ¡¡uy!! eso ya lo he visto, nunca sale bien, a fulanito le pasó, mejor espera, yo haría pero en este momento…

El sintiempo: normalmente es una buena persona, pero siempre está ocupado, no sabremos en qué. Si le pides algo, no está disponible, está liado. Excepto si sabe que quien se lo pide le puede resultar beneficioso para él. En ese momento dispone de todo el tiempo del mundo y dará mil explicaciones que nunca se le han pedido.

El experto silencioso: se recurre a él cuando su experiencia o saber o recursos técnicos son necesarios. Parece que nunca existe, no molesta, no discute, no crea conflictos, hace. Tiene un inconveniente, desaparece, o no se sabe donde está cuando necesitas algo urgente. Luego una vez aparecido no da explicaciones. Eso sí te da lo que le pedías con más detalle de lo habitual, pero no te sirve para nada.

El excusas y no lo hace. Además de ocupado, tiene excusas continuas. Normalmente son los demás los que le impiden sus tareas. Cuando parece que ya tiene todos los recursos, opta por tirar de manual y casualmente, no le corresponde a él, ni sabe quien tiene que hacerlo. Siempre le pagan por hacer algo que no es lo que le pides o necesitas. Algunas veces deriva en su superior por si acaso. Es cobarde en el caso de asumir responsabilidades.

La mula: nunca dice no. Además de resolver lo suyo, seguramente sabe y resuelve lo de los demás. Todos le conocen y tiene el respeto ganado, pero nadie se lo reconoce. Total como siempre ha estado ahí resolviendo se creen que está para eso. Todos lo quieren como cooperador en los equipos, pero como subordinado le ponen pegas ya que a veces te lo quitan. Como animal de carga da coces de vez en cuando, pero siendo dócil como es, le puede su buen talante, pide disculpas y hace todo aquello que le piden. Asumiendo que lo hace, también asume responsabilidades, con lo cual, como buena mula aguanta chorreos por hacer bien lo que no debía o no haberlo comunicado a sus superiores. Le sale el carácter de animal doméstico, siempre en el redil.

Señoritos en mando, por sangre, o por coeficiente intelectual. Aunque parezcan, por sus orígenes que no es lo mismo, al final se comportan igual. Son superiores o al menos eso creen. Se rodean se seres serviles que están para complacerles o buscarles culpables, eso sí que asumen su inferioridad y la del resto de sus semejantes. Miran a su alrededor, tienen que disponer del mejor coche, el mejor despacho, viajar y hospedarse en lo mejor que la organización se pueda permitir. Suelen repetir la frase: “las normas están para saltárselas”. Eso sí procura que el que se las salte sea él, porque si eres tú ya sabes lo que te espera.

Maravillosos. Este el tipo por excelencia que todos queremos ser. Puede estar en cualquier escala. Es la salsa de todas las reuniones. El compañero especial y amigo íntimo. Parece siempre recién salido de la ducha aunque esté participando en cualquier evento de arrastre por el barro. Tiene la especialidad que nadie sabe el motivo y cualidades por las que ha llegado donde está. Además a nadie de se le ocurre preguntárselo. Es el especialista en la delegación. Además todo la asumen y están encantados de hacer lo que él manda. Nunca se enfada. Sube como la espuma, parece ambiciosos, pero en el fondo la codicia le puede (el dinero, la posición, escala social,..). Procurar no encontraros en su camino a la cima. En ocasiones utiliza su encanto para conseguir sus objetivos personales por su posición profesional. Disfraza su carácter vacío con amables síntomas de amistad y conocimientos, nunca comprobables o muy comprobables por su “posición”. Tienen referentes que disfrazan su complejo de inferioridad. También se confunden con el hombre corcho.

Luchadores. Siempre parece que se pegan con el mundo. No encuentran satisfacción en lo que hacen. Tienen la sensación que se olvidan de algo. Cuando descubren un error tienen la sensación de culpabilidad y que no han hecho todo lo posible. Disfrazan su falta de equilibrio con trabajo constante, esfuerzo, formación constante. Tienen pocos amigos de verdad. No diferencian, en ocasiones, lo importante de lo urgente. Se les confunde con las mulas. Cuando se juntan los dos son un lujo para la organización. Pero en el fondo se les teme. Ya hemos dicho lo de las coces y su carácter animal. Además dicen lo que piensan, sin pensar demasiado, a veces, lo que dicen. Y eso en los ámbitos de señoritos y maravillosos no gusta.

Ladillas. Es una acepción que la oí en un curso. Se califica con este nombre a los excesivamente meticulosos. Y hacía referencia a ciertos contables, entre otros. Gente muy puntillosa, en exceso detallista. No distinguen el valor de lo que realmente están haciendo y los recursos que gastan para conseguirlo. Su máxima es el control total y documentado, independientemente de la importancia relativa y si vale para la toma de decisiones. Son muy buenos en situaciones críticas y es gente de mucha confianza. No suelen dejarse amilanar por los galones. Su máxima es el detalle, el deber cumplido, las normas, la rigidez… (suelen ser el contrapunto perfecto de los cursillistas y proyecteros)

Cursillistas y proyecteros. No les des ninguna responsabilidad. Gente parecida a los maravillosos pero con unos conocimientos técnicos muy específicos. Efectivamente son los que más saben en su materia. Además se venden muy bien. Los conocemos porque te convocan, siempre por necesidades superiores en algún proyecto imprescindible, donde tú por tus características también eres imprescindible. Además tu jefe lo sabe o te ha propuesto o lo ha autorizado. Por lo tanto ya sabes que te va a caer algo. Como buenos profesionales su tarea concreta es temporal. Cuando pasa ese tiempo ya no quieren saber nada del curso o proyecto anterior: para eso siempre te redirigen a los “responsables”. Ellos ya están en otra tarea: salvando la empresa o el mundo. Es muy interesante llevarse bien con ellos, en ocasiones, sin saberlo te dan pistas para tu futuro. Y si consigues que alguno sea tu amigo, de verdad, y con buenas artes profesionales son una fuente inagotable de mejoras constantes.

Líder. Simplemente convence no impone. No confundirlo con el jefe de ordeno y mando. Tampoco con el conseguidor de objetivos. Seguramente tiene tendencia natural. Es reconocido por los demás. En ocasiones es descubierto por su entorno y lo encumbran para gestionar el liderazgo: cuidado, después de quienes te rodean. El líder no deja pelos en la gatera. Asume sus compromisos y responsabilidades. Sabe delegar. Entiende de responsabilidad y culpabilidad. Y lo más importante: sabe retirarse a tiempo, y en ocasiones retornar, pero no deja hipotecas o trampas. Si su sucesor se lo pide estará a su lado, en un segundo plano, o escondido, sin hacer la puñeta. Pero lo mejor en su retiro dorado.

Seguramente estéis pensando en alguno más: los llorones, los cansados, los cansinos, los viajeros, los vacacionistas, los tecnológicos, los perfeccionistas, el sindicalista prodigioso, los buleros, adláteres, mindundis, el conocido, el camaleón,…

Para estas vacaciones, entre siesta y siesta. Descubre tu forma de ser. O bien puedas pensar en estas formas, o bien qué característica le venga mejor a alguna actividad que tengas en mente. No se trata de de ser el mejor, si no el más útil o el adecuado para cada situación. Cuidado con el hombre orquesta porque, seguro, desafina y lo encubre o disimula con otro instrumento.

Todos, amigos, todos estamos en esa maravillosa fauna que hace mover nuestro mundo. Y algo fundamental: las relaciones y el conocimiento humano. Y no seamos tan imbéciles de tratar de modificar o predecir el comportamiento humano, es lo único, que por más que queramos no conseguiremos, por mucho que lo analicemos. Y a sabéis el dicho:

DESPUÉS DE VISTO TODO EL MUNDO LISTO”.

NOTA 1: LOS NUEVE ENEATIPOS. Los que son como son y su aprendizaje para transformarse

NOTA 2: EL SOCIOGRAMA

NOTA 3: ACTITUD ANTE EL CAMBIO

NOTA 4: Vivir tras una coraza

NOTA 5: Cuatro formas de vivir en el trabajo

NOTA 6: La brújula emocional:

“Comprender nuestras emociones básicas y su utilidad nos permite dejar atrás lo que ya no nos sirve, tomar conciencia de lo que ahora necesitamos y proyectarnos de forma mucho más positiva hacia el futuro”  “Esto también pasará”

NOTA 7: ¿Eres buen samaritano o estás aprendiendo a ser feliz?

NOTA 8: Demasiada espontaneidad:

 No hay libertad sin responsabilidad. No hay responsabilidad sin compromiso. Y el primer compromiso hacia nosotros mismos es hacernos auténticos, que no es lo mismo que naturales. Algunas personas han logrado un aire disfrazadamente natural a costa de perder su autenticidad

NOTA 9: ¿Todo se repite tan pronto? Por Javier Marías. Hoy nos toca ser “perro viejo”. O “ser pardilllos”. Y una reflexión individual.

NOTA 10: La patología del éxito 

Habla de éxito y felicidad. ¿Qué son esos conceptos? Aquello que se tiene cuando no se necesita, como la salud. Pues eso..

NOTA 11: 4 Problemas del directivo español

NOTA 12: ¿Eres una persona de trato fácil? Vamos, lo que toda la vida ha sido aquello de la confianza y la veracidad. Un equilibrio emocional o de trato; o el “buen”  amigo, o el “buen” profesional; o la coherencia y la consistencia sin contradicciones. Pues eso, dale una vuelta al excelente artículo: ¿te reconoces o necesitas mejora?

NOTA 13: Desesperados por relacionarse

NOTA 14: Mediocre

NOTA 15: ¿Eres normal?

NOTAS 16: Los efectos del impuntual: para él y los demás. Y como corregirse, si quieres.

NOTA 17: Retrato – fantasía: o no aguantar que nos lleven la contraria; por don Javier Marías

NOTA 18: ¿Locos o visionarios? ¿O contra el orden establecido?

NOTA 19: Los agradadores

NOTA 20: Los buenos escuchadores :Todos podemos percibir que el modo de atención que aplicamos cuando escuchamos determina el resultado de la conversación. Si escuchamos desde nuestro yo centrado en lo que ya sabemos, no obtenemos ni siquiera una conversación interesante. En cambio, si la escucha es empática, se propicia una mayor comprensión.”

NOTA 21: Los perdedores de trenes Rana, larva, crisálida, mariposa; o prisionero de un campo de concentración…

NOTA 22: “Chistosillos” al límite.

NOTA 23: Los compatibles de las CUATROS “C”

NOTA 24: Los que dan y los que reciben: “Para tener una relación saludable con el mundo no hay que señalar culpables. Ni siquiera se puede hablar de buenos y malos, dado que la mayoría de personas no son conscientes de qué rol ejercen, sino de las decisiones acertadas o equivocadas que parten de uno mismo.”

NOTA 25: Los que tienen capacidad de sorprenderse o sorprender

“Sí, el mundo es un lugar maravilloso en el que podemos hacer cosas maravillosas. Solo hace falta estar predispuesto a ello. En Educar en el asombro, Catherine L’Ecuyer propone una educación a los hijos basada en el desarrollo de la creatividad y, por tanto, de la sorpresa en un mundo que nos sobreexpone a estímulos vacíos y en ocasiones delirantes. El libro empieza con esta cita de G. K. Chesterton, como siempre lúcido y afilado: “Cuando somos muy niños no necesitamos cuentos de hadas, sino simplemente cuentos. La vida es de por sí bastante interesante. A un niño de siete años puede emocionarle que Perico, al abrir la puerta, se encuentre con un dragón; pero a un niño de tres años le emociona ya bastante que Perico abra la puerta”. Pues eso, abramos la puerta.”

NOTA 26: Rencoroso y resentido

Parecía que la vida le estaba gastando una broma de mal gusto para probar si en realidad sabría aplicarse el cuento..

“A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre”.

Sin embargo, cuando se está dentro de la oscura habitación de la amargura y se mira al exterior, la luz puede cegar tanto que es imposible ver nada…

NOTA 27: Incertidumbre por lo inesperado:

Lo que este autor denomina “cisne negro” es un evento que presenta estos tres atributos:

Es inesperado. Nada de lo sucedido en el pasado apuntaba a esa probabilidad.

Tiene gran impacto. Tal vez porque es ­inesperado, nos toma con la guardia baja y captura toda nuestra atención.

Genera explicaciones ‘a posteriori’. Por el temor que produce lo incierto, cuando aparece esta figura animal se buscan toda clase de argumentos que justifiquen por qué ha sucedido.

NOTA 28: Conversador necesario

Con la que está cayendo y alguien habla de “hojas en blanco”. Surge esta maravillosa reflexión-ensayo. No te pierdas el vídeo: “Lo cierto es que no siempre se aplica el dicho popular de hablando se entiende la gente”

NOTA 29: La obsesión por uno mismo

De tanto buscar ese tesoro escondido en el alma, uno se olvida de vivir la vida que tiene ante sus narices….. En resumen: descentrarse para encontrarse.

NOTA 30: Los grados de felicidad

NOTA 31: Un artículo para indignados de Javier Marías

“Si he ofendido a alguien, me temo que es problema suyo y de su delicada piel. Quizá convendría que acudiera al dermatólogo”.

NOTA 32: Personajes en el aula por Alfredo Vela.

Al que añado el profesor-conferenciante “lapa“: el que está pegado a su exposición. Él sabe que sabe más que nadie de su tema. Está empeñado en demostrar que su exposición y presentación es magnífica y le ha costado gran esfuerzo y tiempo realizarla. Amén de dar a entender que ha aplicado, por supuesto, las últimas tecnologías que no están al alcance cualquiera. Nunca se preocupa del grado de interés de sus interlocutores. Responde con desgana y hastío a las preguntas cuando lo hace; o eso es tema de otra exposición. Vamos que no levanta su miara de su ombligo, excepto para mirar el reloj. La palabra gracias, quizás, con suerte, la saca en últimia estancia, con el sacacorchos de su indiferencia.

NOTA 33: Las teorías de las moscas cojoneras:

Una buena reflexión: “La teoría de la mosca cojonera”. ¿Lo eres o las has visto? (¡Ojo! lleva trampa) “En guerra con los hombres y en guerra con mis entrañas”.

NOTA 34: El olfato en el almacén de la memoria: La magdalena de Proust

NOTA 35: El que sabe parar el tiempo y vivir intensamente 

NOTA 36: Experto en perder amistades por Javier Marías

NOTA 37: Los que se dan golpes en el pecho, por Cristina Losada

Tal vez. Estas dos formas de indignación moral, la de los justicieros a la busca de infractores y la de los que cargan con los males del mundo, son menos altruistas de lo que parecen, si es que lo parecen.

NOTA 38: Hipocresía rampante, por Juan Manuel de Prada. Incluidos los ecologistas de toda la vida

NOTA 39: Bien pensado: Los pensamientos automáticos condicionan nuestras decisiones. Es necesario parar y escucharse para actuar mejor.

NOTA 40: El palo y la zanahoria 

Curioso: Objetivo y consecución; sinónimos empeño con ilusión.

“Se está bien con uno mismo cuando lo que se siente, se dice, se hace y se piensa están alineados y son coherentes entre sí. Con los propósitos es lo mismo. Se alcanza más fácilmente si lo sentimos necesario, lo decimos a los demás, pensamos que tiene valor y, finalmente, lo hacemos cada día. Eso es incentivarse a sí mismo. Es entonces cuando el autopremio, o autocastigo, pasa a ser irrelevante”

NOTA 41: Síndrome Drunning-Kruger

 Charles Darwin ya había sentenciado que “La ignorancia engendra más confianza que el conocimiento”

NOTA 42: Qué es la dignidad por Javier Gomá Lanzón

NOTA 43: Inteligentes, humildes, soberbios, mediocres,..

NOTA 44: Algunos compañeros que has tenido alguna vez: (infografía aparafecida en el Tweet de beBee)

EL PESIMISTA: Siempre te arrepientes de preguntarle cómo le ha ido el día.

EL ENTUSIASTA: Se apunta a todo y a veces resulta un poco irritante.

EL ORGULLOSO: Jamás aceptará una crítica y se pondrá a la defensiva si su trabajo es cuestionado.

EL PAYASETE: Ese que siempre te hace reír y que tiene una memoria fascinante para los chistes.

EL POSTUREO: Se tira el día haciendo como que trabaja. Pero en realidad no engaña a nadie.

EL INOCENTE: Parece muy perfecto, pero en el fondo nadie se fía del todo

NOTA 45: Las emociones humanas en el mundo

NOTA 46: Pesimismo individual o positivismo realista

  • La primera es que tendemos a prestarle mayor atención a las noticias negativas que a las positivas.
  • La segunda razón es que tendemos a proyectar sobre el mundo la evolución de nuestra propia vida como individuos.
  • Una tercera razón es el desarrollo tecnológico y de los medios de comunicación masivos, que permiten que cualquier noticia negativa se difunda masivamente y a la velocidad de la luz.
  • La cuarta razón es que la negación de lo presente es el primer momento de la creación

Matizaciones:

  • Primero, apelando siempre a los datos más objetivos sobre la evolución de la humanidad
  • Segundo, entendiendo que para acometer un acto de creación no necesariamente tenemos que ser absolutamente negativos y devaluar todo aquello sobre lo cual vamos a construir

Conclusión:

Podemos adoptar siempre la actitud del que reconoce los avances logrados y plantea nuevas metas y posibilidades. Una disposición más optimista nos mantendrá al final más alegres, más felices, al tiempo que nos hará más eficientes y productivos

NOTA 47: Los ladrones del tiempo  

Una versión moderna de “Los ladrones del tiempo”: ¡¡Pues claro que tienes que sacar tus conclusiones!! ¿O acaso te crees aquello de que cuando el diablo no tiene que hacer espanta moscas con el rabo?

NOTA 48: Los buenos y los malos no existen

NOTA 49: El ordenado y el desordenado

NOTA 50: ¿Confiado, desconfiados? Esta reflexión es igual de válida para usted mismo. Si es excesivamente desconfiado, pregúntese por qué. Tal vez no tiene razones objetivas, y apostar más por la gente podría ayudarle a tener una actitud más positiva y una emocionalidad más sana.

NOTA 51: La sensatez: cuándo nos llega; o es un proceso continuo de aprendizaje.

A medida que el hombre madura y se enriquece el criterio, nos hacemos más reflexivos y más sensatos.

NOTA 52: Subestimando la estupidez

NOTA 53: El cateto por Antonio Muñoz Molina

NOTA 54: Estar en minoría, como en Doce Hombres sin Piedad

NOTA 55: Los cuatro estilos de aprendizaje

NOTA 56: GENTE TÓXICA

NOTA 57: La enseñanza de los tres monos

¡Qué importantes las reflexiones! Qué difícil el equilibrio de llevarlas a la práctica de forma continuada en el tiempo. La pereza se cuela por las rendijas de la indiferencia y el “buenismo” de no molestar a las mayorías o el convencionalismo

NOTA 58: La falta de concentración: Si te sientes atrapado por la procrastinación. Simplemente, persevera. Y si lo tienes por escrito y lo vas revisando, ya sales del laberinto maldito.

NOTA 59: Su hijo sería influencer

NOTA 60: Unas cuantas generaciones: No sé si creer lo que dice el artículo o en lo que se dice de fondo en el artículo. En cualquier caso preocupante. Por mi parte al menos.

NOTA 61: Un poco más sobre la empatía

¡¡Ay madre!!, ¿en qué punto de la madurez de este sentimiento o capacidad del mismo me encuentro?

NOTA 62: El desprecio por Javier Marías. Para leerlo completo y entenderlo. Y si te da la gana practicarlo, o tirarlo a la basura; o lo que te dé la gana, pero con respeto, íntimo, sin bravuconerías, ¡¡eh!

NOTA 63: Empatía

NOTA 64: Los felices y su medición

La felicidad y sus medidas. Para estas vacaciones, mi regalo. Complétalo con tus impresiones. Pero no me seas cursi, ni manipules ni te sientas manipulado.

NOTA 65: Los entrenadores de los campeones: entrevista a Toni Nadal entrenador de Rafael Nadal

NOTA 66: ¿Tienes un trepa en tu vida? O el síndrome de Procusto, No confundirlo con el pragmático. A veces en el equipo se confunden sus objetivos. El trepa en ocasiones quiere descubrir lo obvio gastando energías ajenas y acusa al segundo de querer parar el progreso, cuando lo que hace es descubrir a un trepa codicioso sin escrúpulos y en general disfrazado de ambición y cambios innovadores. O lo que es lo mismo los grandes agradadores de los jefes. Cuidado al separar el grano de la paja.

Ya tenéis tarea para las vacaciones