Parece que estaba reservado. Tenía que ser algo especial. Pero estaba esperando y ahí lo dejo.

Hay tantas versiones de diarios como diaristas, pues el diario es un cajón de sastre en el que todo vale. Lo esencial, al fin y al cabo, es lo que afirmaba Sócrates: una vida sin examen no merece la pena ser vivida.

Alguna vez me han pedido que explique mi método. Pero el mejor, digo es el que lo tengo. A veces tengo más escritos por fuera que los que subo  a esta herramienta.

Además, siempre hay alguien que lo hace mejor que yo. Lo que sí que hago muchas veces es volver a leer lo que ya he hecho.

Es Bueno hacerlo. Saber de dónde y por qué lo empecé.