ECONOMÍA DE LA SALUD

El día 24/01/2018 tuve el placer de asistir a la presentación del libro “100 cuestiones básicas de ECONOMÍA Y SALUD y evaluaciones económicas”

Los autores y el patrocinio del libro en cuestión por ahí en los enlaces los podéis dar un vistazo. Lógicamente soy poco objetivo con lo que a los economistas se refiere.

El acto tuvo lugar en el Colegio de Médicos de Valladolid. (Donde me imagino que se podrán conseguir ejemplares del mismo)

Después de las presentaciones y los comentarios de los autores vinieron ciertas preguntas de los asistentes.

Hay algo que me resultaba un tanto extraño. Tengo la impresión de que cuando se habla de economía y salud es como si fueran hechos contradictorios. Mezclamos el tema de los recursos, mezclamos conceptos como público y privado.

Y para mí es muy sencillo. Hablamos de conceptos profesionales. Hablamos de gestión. Hablamos de recursos escasos. Hablamos de avances científicos. En definitiva, conceptos condenados a entenderse.

Pero no podemos olvidarnos del principio fundamental del ámbito o destinatario de los servicios que estamos prestando. Ya sé que desde el punto de vista tradicional hablar de mercado, productos, servicios, necesidades, empresas, precios, …; y todo lo que queramos introducir es enormemente trabajoso. Pues por eso necesitamos entendernos. Con talento: explicándonos con palabras que lleguen al correspondiente interlocutor en una terminología que se nos entienda; y viceversa.

Hay algo que sí que me sorprendió. El temor de los profesionales de la medicina a las posibles consecuencias legales de sus decisiones; y el temor a las agresiones y conflictos en ciertos temas de salud en la atención primaria y urgencias fundamentalmente.

Me llamó la atención que todavía se siga viendo lo público y privado en este ámbito de la salud como algo competitivo y detractor de recursos. Lo creía superado desde el punto de vista profesional. Y pensaba que era más una disputa ideológica que un tema de centrase en la gestión. Pienso que hay que coger, siempre, lo positivo. Colaborar en conocimientos y técnicas. Me da igual que sean en gestión económica como en recursos y conocimientos científicos. Repito estamos condenados a entendernos.

Pero más allá de la perfección del libro en cuestión, la cual no pongo en ningún momento en duda: desde su claridad hasta la eficiencia del mismo. Veamos algunas experiencias reales.

Cuando me preguntan en el caso de una empresa privada cuál es su funcionamiento desde el punto de vista de su gestión. La respuesta siempre es la misma. Es la consecuencia del comportamiento de sus integrantes. Referidos fundamentalmente a las personas que las integran: los cuadros de mando, las cadenas de integrantes, los recursos, los medios, las herramientas, los proveedores, los requisitos legales, el entorno. Sí es simple: TODO lo relacionado con los centros sanitarios afecta. Cuando alguien dice que me han atendido bien; más allá de que le hayan curado. Está viendo desde la persona que le da la vez para la cita, o quien le atiende en el 112 hasta la persona que le hace la cama en el hospital todos los días.

A nadie nos importa si el servicio es público o privado; o está subcontratado. Simplemente queremos atención. Y si es posible una solución adecuada. Y claro que conocemos que los recursos son escasos.

Pero claro el gran problema, amigos, es LA SALUD: seguramente ese bien tan preciado al que no hacemos caso cuando gozamos de él sin darnos cuenta de que abusamos de su uso. En fin, es nuestro destino de humanos.

Pero mi mayor agradecimiento por este maravilloso libro que me ha hecho pensar. Recordar mis conocimientos profesionales. Y ver al profesional de la salud, en todas sus vertientes, desde el científico en su laboratorio, los doctores que nos atienden, enfermeros, auxiliares, limpiadores, comedor, ambulancias. Incluso a los otros pacientes que comparten esperas o habitaciones en el lecho de dolor.

Y no digamos la importancia de las palabras, de aliento o incluso las fatales. Qué difícil aquí el arte de la comunicación: al paciente, a los familiares. Incluso en algunos casos derivando a los asuntos sociales en la soledad de los ya curados y sin recursos para la subsistencia.

En fin, lo voy a dejar. Me dicen que cuente algunas de mis experiencias más concretas al haber estado tantos años en relación con el sector. Sobre todo, en las evaluaciones de los servicios. Cuando implantamos las ISOS para dar coberturas a las atenciones domiciliarias y justificar nuestras eficiencias en los concursos ganados. Garantías más allá de precios… Qué tiempos.

Pero esa será otra historia.

 

RESUMEN:

84 páginas. Patrocinado por ANGELINI

Un prólogo

Presentación de los autores

Índice: donde se recogen las 100 preguntas clasificas por tema:

  • Economía de la salud
  • Eficacia, efectividad, eficiencia
  • Evaluación económica
  • Análisis de minimización de costes
  • Análisis coste-efectividad
  • Análisis coste-utilidad
  • Análisis coste-beneficio
  • Modelos de las evaluaciones económicas
  • Evaluaciones Económicas y Política del Medicamento
  • Referencias

 

REFERENCIA EN PRENSA

 

NOTA 1: Aenor certifica 30 servicios del Hospital Clínico Universitario con la normativa ISO de calidasd

 

NOTA 2: El modelo Alzira a estudio

NOTA 3: Lo que los médicos de familia dicen a sus amigos y ustedes debería oír

Menos estatinas

Estamos ‘estatinizando’ a la población para bajar el colesterol, sin calcular los riesgos. Si no ha tenido usted una isquemia, no es hipertenso ni fumador y no tiene colesterol por encima de 300, menos estatinas y más caminar.

NOTA 4: Acuerdo IOBA_ECOVA

NOTA 5: Demoledor informe en Valencia: la gestión privada de hospitales públicos ahorra un 30%