DÍA DEL AUDITOR 7/10/2016

Un año más se celebra el día del auditor. Acudo al mismo como usuario de la información que en las cuentas anuales hace referencia el correspondiente informe que se emite por parte de los mismos. Amén de conocer de primera mano la relación con los auditores a la hora de ayudarlos a preparar toda la información que ellos estimen oportuno para realizar su trabajo dentro de las empresas u organizaciones. Por lo tanto, no son ni enemigos, ni pesados. Una herramienta, que además de obligatoria en algunos casos, entiendo que me pueden ayudar en el día a día en la resolución de problemas.

En la presentación, una vez más, se relatan las bondades de la profesión: ayudantes en la transparencia, garantía en la calidad de la información suministrada y auditada, … Pero surgen, al poco de comenzar las dificultades: la burocracia en cuanto a la nueva legislación, los medios para poder llevar a cabo la tarea. El cliente y los costes que supondrá la puesta en marcha de los nuevos procedimientos. La formación, el nuevo reto de la digitalización y las nuevas tecnologías; en definitiva, ser capaces, como siempre de guardar ese equilibrio entre legalidad, obligatoriedad, utilidad para los clientes y usuarios de la información que se audita; con un coste razonable para los clientes y unos ingresos que permitan cumplir con los objetivos de los auditores. Pero esta vez me llaman poderosamente la atención las estadísticas de los profesionales que se dedican a la actividad auditora: bajan los interesados en la misma. No tengo muy claro si la dificultad viene por el problema de incorporar nuevos profesionales al sector, o porque es difícil mantenerlos; o simplemente la dificultad viene por la incorporación de los mismos al ROAC.

La primera ponencia hace referencia al INFORME DE AUDITORÍA: 45 diapositivas, suficientes. Me dejan la sensación cuando llegan las preguntas de que el legislador y la realidad van por caminos diferentes: ¿si las cuentas dan la información por qué habría que repetir lo mismo en el informe? Eso sí ahora el informe se pondrá al principio, como si en el antiguo formato no empezáramos los usuarios por final su lectura. La nueva normativa puede resultar demasiado farragosa y técnica para el usuario de la información. Pero habrá diferencias a la hora de emitirlos entre las Empresas de Interés Público y las que no lo sean. Se hace un repaso a ciertas NIA (normas internaciones de auditoría) aplicadas a la normativa española actual. Pero la pregunta final sobre el tema puede venir definida por “la creación de una librería de modelos de opinión estándar”. Una herramienta que permitiera de una forma sencilla emitir informes en función de los trabajos realizados y el reflejo de la imagen fiel en los estados financieros de las entidades auditadas.

A continuación, vino la ponencia sobre CONTROLES DE CALIDAD DE LA AUDITORIA. Se hace una exposición en cifras de las revisiones efectuadas por el órgano regulador (ICAC). Llama la atención que muchas de las actuaciones se realizan por denuncias. Me queda la duda que si las citadas actuaciones, o las futuras inspecciones favorecerán la cacareada transparencia en lo relativo a los informes y trabajos de auditoría, para su mejor entendimiento de los estados financieros de las entidades auditadas. Hubo satisfacción, porque, parece ser que las actuaciones de control por parte de la autoridad para el próximo ejercicio, se reducirán a la mínima expresión.

 Conclusión:

Es curioso cómo la auditoría, sus conceptos, según el tiempo, el usuario, la legislación, o el profesional que la ejecuta van teniendo diferentes interpretaciones. Me acuerdo cuando oía hablar de la famosa fotografía. Cuando discutíamos, aquello, de las decisiones en el momento de tomarlas y lo cambiante del análisis cuando ha transcurrido el tiempo y se han despejado incertidumbres, riesgos o incógnitas. Ahora con esto de la globalización me acuerdo del concepto “tiempo”. Para nosotros el futuro va delante, vamos hacia él. El pasado está detrás, ya ha ocurrido ha pasado. Sin embargo, para los chinos es al revés. El futuro está detrás, puesto que es algo que no lo podemos ver, está por venir. Mientras que el pasado se encuentra delante, lo conocemos y sabemos de su desarrollo. En fin, ahora entiendo lo del informe en la primera página. No es más que una adaptación a los nuevos mercados y un cambio en la interpretación de los nuevos tiempos y aquello de la globalización, ¿o no?

Para terminar una reflexión sobre los traductores. Oía en una emisora la dificultad que tenían los traductores diplomáticos a la hora de reflejar las realidades oratorias más allá del mero hecho técnico de pasar de un idioma a otro. Las expresiones, las tonalidades, el momento concreto, el lenguaje corporal. Se ponía el ejemplo de un político soviético, en la época de la guerra fría, cuando dijo que la URSS sobrevivirá a los USA. La impresión que dio el traductor al pasar del ruso al inglés era que los oyentes veían una Norteamérica devastada por los artilugios nucleares. Pero más allá del apocalipsis nuclear, el sentido de la frase venía a ser aquella expresión, que cuando el abuelo ve a los nietos, ávidos de la herencia, les dice, “tranquilos sobreviré a vuestras mezquindades”. Vamos, quería decir, que todavía no le había llegado su hora: tendrían que aguantar unos años más si querían recoger la herencia y demostrar que se la merecían.

¿Son los auditores los traductores de la realidad que auditan, o por el contario, se limitan a especificaciones técnicas y legales que dan satisfacción a los entes revisores de sus trabajos y a las entidades que abonan sus emolumentos? ¡Ay! El terrible dilema del equilibrio de tareas más allá de espejismos morales y transparencias que dejan al aire los “cuerpos desnudos de la entidad auditada.

 Notas de interés:

NORMAS INTERNACIONALES DE AUDITORIA

El pasado 17 de junio de 2016 entró en vigor, con carácter general, la Ley 22/2015 de Auditoría de Cuentas, con importantes implicaciones para los auditores de cuentas.

Esta Ley viene a incorporar a nuestra normativa nacional la Directiva 2014/56/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de abril de 2014 por la que se modifica la Directiva 2006/43/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 17 de mayo de 2006 relativa a la auditoría legal de las cuentas anuales y de las cuentas consolidadas, al mismo tiempo que recoge las opciones que ejerce contempladas en el Reglamento (UE) 537/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de abril de 2014 sobre los requisitos específicos para la auditoria legal de las entidades de interés público.

En la prensa:

ABC: http://economistas.es/wp-content/uploads/2016/10/08abcV.pdf

EL NORTE DE CASTILLA: http://economistas.es/wp-content/uploads/2016/10/08elnortdCastV.pdf

LA RAZÓN: http://economistas.es/wp-content/uploads/2016/10/08larazonV.pdf

CASTILLA Y LEÓN ECONÓMICA: http://economistas.es/wp-content/uploads/2016/10/08castyleoneconV.pdf

NOTA 1: Cinco industrias amenazadas por la revolución tecnológica

Sacado de la recomendación de Josep Salvador

“Un artículo muy interesante. Ahora, con la nueva Ley de Auditoria, a ver quién es el guapo que pone el cascabel al gato: riesgos claritos en las Cuentas Anuales; o especificaciones en las opiniones del auditor con el principio de empresa en funcionamiento… En fin los nuevos retos.”

NOTA 2: Consideraciones sobre el informe de auditoría por el profesor Gregorio Labatut Serer